¿Cómo sería tu vida con una renta básica?

publicado en: Artículos 0

Es interesante observar cómo cada vez se habla más de la Renta Básica Incondicional. A pesar de no ser una idea nueva (ya lo pensó Rousseau en el s. XVIII e incluso el presidente Nixon llegó a plantearla para los EUA).

La Renta Básica Incondicional es un ingreso fijo mensual que recibe todo ciudadano para poder asegurar sus necesidades vitales básicas.Haz click para twittear

En general, el debate gira en torno si esto es posible o no, y cómo puede financiarse. También se discute si una renta mensual no haría que la gente dejara de trabajar. Esto lleva a reconsiderar el concepto de trabajo y si es factible el logro de un pleno empleo que asegurase una vida digna para todos. Considerando el contexto del avance tecnológico en el que las máquinas están sustituyendo a las personas en cada vez más sectores de actividad económica.

Quizá el mayor impedimento para comprender esta propuesta se encuentre en lo más cercano. Imaginarse como sería la propia vida si existiese la Renta Básica.

Reflexiona sobre tu situación actual e imagina que, a partir de hoy, empiezas a recibir una cantidad mensual más o menos equivalente al salario mínimo de tu país, o lo justo para cubrir tus necesidades básicas. Piensa que ese salario lo reciben también las personas que conviven contigo (tu pareja, padres, hijos, compañeros…) ¿En qué cambiaría tu vida?

Quizá dejarías tu actual empleo para realizar otra actividad más reconfortante. O te permitirías buscar un empleo mejor. O, simplemente, te darías unos caprichos. Si eres emprendedor, la seguridad de tener unos ingresos garantizados te animarían a montar tu propia empresa. Si eres joven podrías viajar más, estudiar e independizarte en cualquier momento. Si eres mujer no tendrías ninguna dependencia económica con un tipo que te maltrata.

Si necesitas cuidar a un ser querido dependiente porque está inválido, enfermo o es muy mayor, podrías hacerlo sabiendo que, con la suma de tu renta y la de tu familiar podéis vivir con suficiencia. También te resultaría fácil encontrar gente que cuidara de él (nada alimenta más el alma que ayudar a otros). Piensa en el voluntariado. El ser humano dispondría de mucho más tiempo para hacer lo que le gusta al no estar aguijoneado por sus necesidades económicas.

¿Quién dormiría en la calle pudiéndose pagar una pensión? ¿Quién buscaría comida en la basura pudiendo comprar en el supermercado? ¿Quién alquilaría su cuerpo o delinquiría para obtener algo de dinero?

Como se ve un Renta Básica Incondicional resolvería estructuralmente una cantidad de problemas sociales. Desde la emancipación de los jóvenes hasta el cuidado de los mayores, pasando por la eliminación de la explotación laboral, la violencia de género, la pobreza… Problemas que, el sistema actual, está muy lejos de resolver y que, generan de por sí, una ingente cantidad de recursos en sistemas de beneficencia, subsidios, etc.

Apostar por la Renta Básica es apostar por un verdadero cambio social. Un cambio de valores, de creencias, de nuestra visión del mundo y de nosotros mismos. Un cambio equivalente al descubrimiento del fuego. Un cambio que nos afectaría a todos. Desde el más miserable al más poderoso comprendería que dentro de él hay algo sagrado. Existe una potencia que nos une como especie y que no puede haber otra moral que no sea la de tratar a los demás como queremos ser tratados. A pesar de los oscuros tiempos que vivimos, otro mundo es posible si empezamos a imaginarlo y construirlo desde ahora. ¿Te apuntas?

 

image_pdfDescarga en PDFimage_printImprime el texto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.