Fundamentos del psiquismo. Psicología descriptiva. Taller de psicología humanista II

En el taller anterior explicamos que el objetivo de estos trabajos era aumentar el conocimiento de nosotros mismos a través del estudio del psiquismo desde un punto de vista existencial. Definimos al psiquismo como el sistema de relación entre el ser vivo y su entorno, en su función de desarrollo de la vida, y establecimos tres psicologías o ángulos distintos desde los que abordar el tema.

El esquema básico

Los sentidos

Hacíamos alusión al primer tropismo de un rudimentario sistema táctil que tendía a acercarse a las condiciones más favorables alejándose de las más displacenteras. Así, de una forma muy escolar podemos empezar a construir nuestro primer esquema:

Estímulo + Acción

Todo estímulo debe ser "registrado" a través de un sistema de aparatos denominados "sentidos". Estos sentidos son la vista, el olfato, el gusto, el oído y el tacto, a los que hay que añadir los llamados "sentidos internos" que son la cenestesia y la kinestesia que nos dan orden de las sensaciones internas (temperatura, acidez, tensión...) y equilibrio corporal. Los sentidos no son meros receptores pasivos sino que están siempre trabajando y estructurando la información a partir de un tono de percepción en el marco de un umbral por encima del cual el estímulo es distorsionado o doloroso y por debajo imperceptible. Por ejemplo, si estamos en una discoteca el umbral de percepción estará muy alto y deberemos gritar y poner mucha atención para comunicarnos con nuestro interlocutor debido al ruido de la música.

El sentido interno, cenestésico, también acompaña la actividad diaria con un cierto tono emotivo. Si hago la suma 1 + 1 = 3 enseguida se denota por sensación que se trata de una grabación incorrecta. Así, las sensaciones de acierto o error, por ejemplo, vienen acompañadas por una determinada sensación interna que se produce ante cualquier acción en la vida.

Todos los sentidos funcionan en estructura. Están coordinados. Un ejemplo típico es el sentido del gusto con el olfato y el tacto. Un error en la coordinación de los sentidos da lugar a la "ilusión". "Me pareció oir...", "Me pareció ver..." También por falta o exceso de información proveniente de un sentido. Si estamos en un ámbito oscuro, el funcionamiento del resto de sentidos se complica.

La memoria

Todo dato que llega de un sentido se archiva en memoria. En la memoria se graba la estructura de percepción acompañada de la sensación de la actividad realizada en ese momento. A veces un olor concreto nos evoca una situación vivida en un momento determinado. La memoria tampoco es un magnetófono pasivo sino que es sumamente activa. Su trabajo consiste en ordenar y clasificar temáticamente los datos recibidos de los sentidos externos e internos en una estructura de espacio-tiempo distinta a la perceptual. Esta actividad la realiza, principalmente, mientras dormimos.

La principal función de la memoria es el reconocimiento. La memoria nos proporciona información del mundo en la medida que proyecta activamente lo que hemos aprendido de las cosas. Sobre este punto profundizaremos más adelante pero adelantamos que la dirección de la memoria es hacia el futuro. Sin imaginación, sin propensión, no podría funcionar. Esto puede parecer contradictorio pero todo acto de evocar, por ejemplo, es un acto de búsqueda (a futuro) de un recuerdo. La memoria también comete errores como el olvido o la alucinación.

La conciencia y el yo

Llamamos conciencia al sistema de coordinación y registro que efectúa el psiquismo. La conciencia, en el ser humano, necesita tener una cierta identidad debido a su mecanismo de reversibilidad, es decir, su capacidad se reconocerse a sí misma y de dirigirse hacia las percepciones. El yo es una función de la conciencia con la que no se nace sino que aparece cuando se acumula una cierta cantidad de memoria y sensaciones corporales suficientes para empezar a propender a futuro y diferenciar entre el propio cuerpo y el mundo. Esto se produce en los primeros cinco años de vida. También se empiezan a desarrollar otros mecanismos de la conciencia como la atención, la abstracción, la asociación de contenidos y la intencionalidad, es decir, la capacidad de "tender a", de atender a objetos. Sobre todo esto también avanzaremos más adelante. Ahora basta con tenerlo presente.

La conciencia trabaja en distintos niveles como la vigilia, el sueño y el semisueño. Tanto los mecanismos de la conciencia como el yo funcionan de distinto modo según el nivel de conciencia. Por ejemplo, en el sueño, el mecanismo de reversibilidad y autocrítica disminuye en gran medida aumentando la capacidad asociativa e imaginativa.

Centros de respuesta

Hay que considerar que la información que circula desde los sentidos, la memoria y la conciencia debe ser homogénea. Todos los datos deben ser traducidos a un mismo sistema de impulsos eléctricos (energía) que circulan a través del sistema nervioso y endocrino. Estos se organizan y concentran en distintos puntos dando lugar a posibles respuestas hacia el mundo.

Los centros de respuesta están relacionados entre sí y la energía psicofísica se distribuye en función del que ocupa la actividad central. Después de una comida copiosa, por ejemplo, la energía estará concentrada en la digestión (centro vegetativo) y no será buena idea realizar una actividad deportiva (centro motriz)

Consideramos el Centro Vegetativo-sexual, colector de energía y regulador de la actividad interna del cuerpo.

El Centro Motriz permite la movilidad del cuerpo y regula los hábitos de movimiento.

El Centro Emotivo da lugar a las emociones y sentimientos. Regula y sintetiza respuestas mediante un trabajo de adhesión / rechazo habilitando la aptitud del psiquismo por experimentar la búsqueda de aquello que le resulta placentero. Tiene la mayor importancia en el funcionamiento de la conducta humana.

El Centro Intelectual regula la respuesta pensada mediante relación de datos y abstracción. En términos generales da órdenes al resto de los centros excepto a sus partes involuntarias y al vegetativo.

De este modo podemos ahora establecer nuestro primer esquema básico del psiquismo sobre el que iremos profundizando en los siguientes talleres.

En síntesis

El funcionamiento del psiquismo es sumamente complejo y nos obliga a realizar una estructuración esquemática para poder comprenderlo y manejarlo. Como la función del psiquismo es equilibrar el medio interno del ser vivo con el medio externo para lograr la situación más favorable comenzamos estudiando el funcionamiento de los sentidos. Los estímulos se traducen a un sistema de impulsos neurales y endocrinos que se graban en memoria y se estructuran por conciencia para convertirse en una acción a través de los centros de respuesta.


Prácticas psicofisicas

La gimnasia sicofísica lleva al aumento del dominio sobre sí mismo en la vida diaria. Es un sistema de prácticas de autocontrol y desarrollo integral. Tiende a restablecer el equilibrio entre mente y cuerpo.

Centro vegetativo. Respiración completa.

Siéntese correctamente en una silla. Cierre los párpados y afloje los músculos lo mejor que pueda. Expulse todo el aire sin forzamientos. Luego saque, expanda la barriga y, en esa postura, comience a aspirar el aire, procurando que la sensación sea la de "llenar la barriga". Conserve el aire unos instantes y expúlselo. A esta parte del ejercicio, se la llama "respiración baja".

Una vez dominadas las operaciones anteriores, pase desde la aspiración baja a entrar el vientre, con lo que obtendrá la sensación de que el aire sube al pecho (esto se refuerza dilatando la caja torácica, al empujar los hombros hacia atrás). Conserve el aire unos instantes y expúlselo. A esta parte del ejercicio se la llama "respiración media".

Finalmente, desde la barriga hasta el pecho y desde allí hacia la parte alta del mismo, y hacia la garganta (esto se refuerza bajando los hombros y estirando levemente el cuello). A esta parte del ejercicio, se la llama "respiración alta".

Haga ahora el ciclo completo de la respiración baja, media y alta con la misma aspiración, lanzando el aire viciado al final del ejercicio.

Parte emotiva del centro motriz (hábitos de movimiento)

Siéntese como habitualmente lo hace. Ahora asuma posturas de tal modo que ninguna de ellas coincida con las habituales. Modifique varias veces tales posturas hasta que ninguna de ellas se repita. Un recurso interesante es el de imitar a otras personas. Tome nota de sus dificultades y perfeccione el ejercicio.

Parte emotiva del centro emotivo (hábitos emotivos)

Recuerde alguna situación de su vida caracterizada por un fuerte sentimiento negativo. Haga el esfuerzo de seguirla recordando, pero aplicándole la óptica cómica. Refuerce el trabajo con una correcta posición y una respiración completa. Repita varias veces. En todos los casos, debe procurar experimentar las mismas emociones negativas que esas escenas han evocado en otros momentos. Recién cuando logre ese estado, debe cambiar la óptica y trabajarlo hasta que las emociones negativas pierdan carga. Recuerde: en el momento del cambio de óptica, asuma una posición correcta y respire bien. Repita varias veces, hasta comprobar que puede llegar a controlar esos estados. Tome nota.

Parte motriz del centro intelectual (visualización de imágenes)

Coloque un objeto delante de usted. Obsérvelo detenidamente en todos sus detalles, tratando de memorizar perfectamente. Cierre los párpados. Trate de evocarlo con la mayor fidelidad posible. Abra ahora los ojos y compare la imagen recordada, con la percepción del objeto que tiene delante. Corrija errores. Cierre nuevamente los párpados. Trate de recordar fielmente el objeto. Ahora compruebe si la imagen tiene suficiente fuerza ("brillo"), si se mantiene fija o aparece y desaparece y, por último, si es siempre la misma o aparecen otras imágenes en reemplazo de la propuesta. Repita varias veces el ejercicio y tome nota de los defectos en la conformación de sus imágenes.

Puedes encontrar la tabla completa de ejercicios de psicofísica en el libro Autoliberación

Ver Taller de psicología humanista: El psiquismo como función de la vida

Me interesa el tema

Los campos marcados con * son obligatorios

Elige una o varias opciones

2 Comentarios

  1. […] Fundamentos del psiquismo. Taller de psicología humanista II […]

  2. […] Los fundamentos del psiquismo. Taller humanista II […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.