La Banca es el mal

Publicado en: Artículos | 0

En los momentos de crisis, cuando se produce el cambio de una época histórica a otra, se manifiestan con fuerza las dos tendencias opuestas en la historia. La de la negación del cambio trata de aferrarse al pasado, es la del mundo que se acaba y representa los aspectos más negativos de su época. La de la superación de lo viejo, se presenta como la aspiración a un tipo de sociedad acorde a las nuevas necesidades del ser humano.

En el Renacimiento, por ejemplo, ese papel de negación de la historia lo representó la Iglesia Católica que, en su afán por detener los nuevos tiempos que se avecinaban, acometió terribles persecuciones y crímenes contra aquéllos que pensaban y sentían distinto.

Hoy, el diablo es la Banca. Los representantes del gran capital ya se han quitado sus máscaras e impunemente dirigen a sus empleados, los dirigentes políticos, en aras de defender su sistema social fundamentado en el dinero. Su metodología de acción es la violencia. La violencia económica ejercida por los banqueros ha llegado a extremos inimaginables hace apenas unos años, y sigue en aumento.

Hoy, ya no se oculta que la guerra es negocio de la industria armamentística. Que la ocupación de países, derrocamiento de gobiernos e injerencias en las políticas internas responde a intereses económicos. Que la propagación del temor a la enfermedad está motivada por el negocio farmacéutico. Que el desempleo, la especulación inmobiliaria y el deterioro de los servicios básicos son consecuencia del enriquecimiento de unos pocos en detrimento del conjunto de la sociedad. Por no hablar del tráfico de droga y trata de personas en el que están directamente involucrados los sistemas de poder financiero internacional.

Hoy, todos somos esclavos de los bancos y ha llegado el momento de liberarnos. Los bancos representan lo peor de la época que se acaba. Son la cultura del acaparamiento infinito, de la avaricia afiebrada y la competitividad desenfrenada. Son los responsables del sufrimiento humano actual y los que intentan impedir su progreso.

Los representantes del gran capital ya se han quitado sus máscaras e impunemente dirigen a sus empleados, los dirigentes políticos, en aras de defender su sistema social fundamentado en el dinero.Haz click para twittear

Los humanistas de hoy sabemos que la futura Nación Humana Universal estará integrada por lo mejor de todos los pueblos y estará fundamentada en el ser humano como valor central. Por ello nos rebelamos contra el mal de nuestros días, y lo hacemos con la metodología del futuro: la no violencia activa.

Hoy, muchos ciudadanos comienzan a despertar y se organizan contra la banca. En la medida en que el terrorismo financiero, es decir, su desesperado intento por no desaparecer, afecte a cada vez más personas, se hará más patente la necesidad de organizarse sobre la base de un nuevo paradigma que anteponga el bien común a cualquier otra consideración.

image_pdfDescarga en PDFimage_printImprime el texto

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.