No te dejes engañar: “Si no cumplen, ¡qué se vayan!”

Publicado en: Artículos | 0

Ya ha comenzado el espectáculo electoral. Ha llegado el momento en que los políticos se ponen su cara más amable (o no) y, fiscalizados por sus asesores de marketing, nos lanzan su verborrea de promesas y cantos de sirena.

Resulta bastante evidente para todo ciudadano, mínimamente sensible, la pérdida de dignidad, a veces rozando lo ridículo, de la clase política en términos generales..

No puede ser de otro modo: Los ejes principales de la democracia formal en que vivimos, esto es, la independencia de poderes, la representatividad y el respeto a las minorías, chirrían por todos lados.

En cuanto a la representatividad debe resultar bastante perplejo para cualquier persona que ponga un poquito de atención, hasta qué punto se ha banalizado la palabra. Los políticos mienten con un descaro que raya en lo psicótico. Efectivamente, los electos no sienten ninguna ligazón o compromiso con sus electores que los obligue (aunque sea moralmente) a cumplir sus promesas (programas) electorales, a consultar a la ciudadanía y a responsabilizarse de sus acciones dimitiendo si no cumplen bien su función.

Hay que decir que este no es un problema de un país dado (como el nuestro). En todos los estados democráticos, en mayor o menor medida, acontece este fenómeno. Se trata de un problema sistémico que se justifica con el concepto de voto de "alternancia", voto de "castigo" o voto "útil". Es decir, como siempre podemos esperar cuatro años para votar a otro si el que está no nos gusta pues ya queda todo solucionado. Pero esto no garantiza que ese otro también nos traicione y así siguiendo...

Es preciso crear un mecanismo de responsabilidad política que obligue a los elegidos a cumplir sus promesas (programas) electorales, que contemple mecanismos de remoción en el supuesto de mala gestión de sus funciones, que les obligue a consultar al pueblo respecto a circunstancias sobrevenidas de gran importancia para el conjunto, que otorgue igualdad de oportunidades a todos los partidos sin necesidad de malgastar cientos de millones de euros en propaganda electoral...

Es significativo que no tengamos constancia de Estado alguno que cuente con una Ley de Responsabilidad Política que haga verdadero el principal eje de una democracia representativa: la Representatividad.

A modo de digresión y con afán de vocación pública vamos a elaborar un pequeño cuadro de propuestas y representatividad de los principales partidos que se presentan a las elecciones generales del próximo 28 de abril.[i]

La primera opción ganadora en 2016 fue la Abstención con un total de 10.435.955 de personas y un 30,16 % del censo electoral. Un sistema de representatividad donde la mayoría de los electores no participa resulta un poco preocupante. El modelo actual resuelve la cuestión de forma muy práctica: simplemente no se contabilizan. Más de 10 millones de españoles quedan sin representatividad bajo el argumento de que "si no votas te conformas con el resultado" y dejan de contabilizarse sin más. Hay colectivos antisistema que exhortan a la "abstención activa" como forma de protesta ante esta falsa representatividad. El partido "Escaños en blanco", que se presenta en nueve provincias, propone dejar los escaños vacíos de aquéllos que no se sienten representados por ninguna de las opciones existentes.

El Partido Popular obtuvo 7.906.185 de votos en 2016 que supone un 21,6 % del censo, un 33,03 de votos contabilizados y un 39,14 de escaños en el Parlamento. Ojo al dato: con poco más del 20% de representación real ocupa casi un 40% de representación efectiva. Bajo el lema  "Valor seguro" presenta su programa electoral que incluye medidas para reforzar la unidad de España, rebaja de la presión fiscal y flexibilización del mercado laboral como forma de incrementar la competitividad y generar empleo. Promoción de la inversión en el extranjero de empresas españolas así como la generación de Fondos de Inversión de capital extranjero en España. Eliminación de tasas turísticas. Recuperación de la asignatura de Filosofía en Bachillerato entre otras medidas.

El Partido Popular ganó las elecciones generales de 2016 con poco más del 20% de votantes del censo ocupando casi un 40% de escaños en el CongresoHaz click para twittear

El PSOE obtuvo 5.424.709 de votos, 14,8% del censo, 22,66 % votantes y 24,28 de escaños. Bajo el lema "La España que quieres", en su programa electoral recoge medidas como la elaboración de un nuevo estatuto de los trabajadores, aumento del Salario mínimo interprofesional, retribución de los becarios y una nueva "Ley mordaza" entre sus 110 compromisos de campaña.

Unidas Podemos obtuvo 5.049.734 de votos, 13,8% del censo, 21,1% de votantes y 12,85% de escaños. Su programa electoral recoge medidas como la creación de una empresa pública de energía, tarjeta de transporte urbano gratuito para menores de 26 años, jornada laboral de 34 horas semanales, prohibición de financiación bancaria de los partidos, y reforma del sistema electoral sustituyendo la fórmula D'Hondt para hacerla más proporcional (una persona, un voto), así como reconocer el derecho de sufragio a partir de los 16 años.

Ciudadanos obtuvo 3.123.769 de votos, 8,5% del censo, 13,05% de votantes y 9,14% de escaños. No hemos encontrado ningún programa detallado en su web (!). Un Decálogo establece una serie de vagos compromisos de Albert Rivera que incluyen la modificación de la ley electoral para que el gobierno de España no dependa de los nacionalistas, la implantación del castellano como lengua de trabajo y estudio, dentista gratis para menores de 16 años, eliminar las listas de espera en Sanidad y bajar los impuestos.

Otros partidos que se presentan en todas las circunscripciones españolas son: Recortes Cero que denuncia el mito del "no hay dinero" que justificó los recortes y reducción de derechos de la última crisis y reivindica una verdadera redistribución de la riqueza.

El Pacma propone una Ley General de Bienestar y Protección de los animales así como al medio ambiente. Despenalización de la eutanasia, del suicidio medicamente asistido y aplicación de las nuevas tecnologías para facilitar la consulta y colaboración entre gobierno y ciudadanía como forma de avance hacia una Democracia real y participativa.

Actua es una plataforma de Convocatoria Cívica orientada a la creación de espacios de reflexión, debate y encuentro de fuerzas progresistas con el objeto de promover un cambio político que garantice derechos y libertades.

Finalmente, Vox, propone la supresión de la autonomía catalana y la ilegalización de partidos y entidades que pretendan romper a España, la deportación de los inmigrantes ilegales, la construcción de un muro infranqueable en Ceuta y Melilla, reducción de impuestos, protección de la caza y la tauromaquia y prestación universal por hijo a cargo de familia española entre otras.

Y así hasta 1174 listas proclamadas para el Congreso y el Senado.

En conclusión: Ninguno de los principales partidos plantea medidas serias que modifiquen este déficit de representatividad del sistema político. A lo sumo, varios partidos quieren modificar la ley electoral para que los votos tengan el mismo valor en todas las provincias. En honor a la verdad sólo el Partido Humanista Internacional, que se presenta en Madrid y Asturias, propone una Ley de Responsabilidad Política en la que nos hemos inspirado para escribir este artículo.

[i] En base a datos del INE y Wiquipedia

Me interesa el tema

Los campos marcados con * son obligatorios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.