Conversemos sobre la muerte: médico experto en bioética reivindica la necesidad de naturalizar el final de la vida

publicado en: Artículos 0

Conversemos sobre la muerte surge como una invitación a despejar mitos, miedos, conceptos equivocados y a anticiparnos a la muerte. Juan Pablo Beca, su autor, sostiene que necesitamos naturalizar la muerte y considerarla como el último capítulo de una biografía.

Por Mariana Hales - Presenza

• El doctor Juan Pablo Beca es neonatólogo y pediatra de la Universidad de Chile, y experto en bioética. Fundador del Centro de Bioética de Facultad de Medicina Clínica Alemana-Universidad del Desarrollo, y fue director y profesor del Magíster Interuniversitario de la especialidad.

Ni cuándo, ni dónde, ni cómo. Nada sabemos sobre la llegada de la muerte, salvo que es inevitable. Y que nos aterroriza. Como si fuese un personaje siniestro y acechante construimos, entonces, maneras de alejarla, porque quisiéramos desconocer que algún día desapareceremos. Todos. ¿Y si dejamos de ignorarla? ¿Si suspendemos el miedo y reflexionamos con calma y en serio sobre la muerte? ¿Es posible entenderla como un acto de vida —el último, por cierto—, una suerte de capítulo final de una biografía? ¿Podemos anticiparnos y expresar nuestras preferencias por un buen morir?

El doctor Juan Pablo Beca Infante, neonatólogo especialista en bioética, invita a replantearnos la idea de la muerte, a analizar sus aristas y desarmar mitos que asustan. Con sorprendente sencillez y cercanía, y mediante casos clínicos reales, expone los diversos contextos del morir, las vicisitudes de los trasplantes de órganos o los innegables matices de la eutanasia, y revela la trastienda de los profesionales de la salud, quienes también se empecinan, a veces, en negar lo irremediable.

Profesor universitario y consultor clínico, el autor sostiene que la dignidad de cada vida humana, aun si dura escasos minutos o varios decenios, necesita un cierre que complete y confirme su significado. Y asegura que, si nos detenemos ahora, si lo pensamos hoy, y lo conversamos con nuestras familias y amigos, es posible participar de las difíciles decisiones que demanda el final de la vida. Tanto el propio, como el de quienes amamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.